ActualidadNotas

¿Personas con discapacidad tienen derecho a decidir una muerte digna?

Yo También/ Redacción

El fin de semana pasado, el Congreso de los Diputados español fue el centro de una polémica que llegó a las redes sociales y que necesariamente se debatirá, de manera creciente, en muchos más lugares del mundo: la eutanasia.

En el marco del debate sobre la legalización de la eutanasia, Pablo Echenique, diputado de Unidas Podemos –quien tiene una atrofia muscular, que le ha generado una discapacidad– puso el ejemplo muy conocido sobre Ramón Sampedro, un ciudadano con tetraplejia que tras luchar por su derecho a morir de manera digna, tuvo que pedir ayuda para su muerte en 1998. Recordarán que hasta una película hubo, Mar Adentro, protagonizada por Javier Bardem y que ganó el Oscar a la Mejor Película Extranjera. 

Así se dio la discusión

El vicepresidente del Gobierno español, Pablo Iglesias, explicó en su cuenta de Twitter que «mientras Pablo Echenique defendía la eutanasia, un diputado de la derecha le ha gritado: ‘Es repugnante que tú defiendas esto’. Me ha podido la rabia y he preguntado en alto quién ha dicho eso. Pido disculpas por ello. Pero ese diputado debe dar la cara y pedir perdón a Pablo”.

¿Por qué ligar eutanasia con discapacidad?

Esto originó el debate sobre si una persona con discapacidad severa podría estar a favor de la iniciativa de una muerte digna. En el fondo, lo que está a discusión es la manera en que seguimos pensando que vivir con una discapacidad es una tragedia.

Sobre este tema, Catalina Devandas-Aguilar, relatora especial de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, explicó que debido a factores culturales arraigados aún se suele considerar a la discapacidad “como una desgracia que conlleva sufrimientos y desventajas y, de forma invariable, resta valor a la vida humana” y que por ello, “suele inferirse que la calidad de vida de las personas con discapacidad es ínfima, que esas personas no tienen ningún futuro y que nunca se sentirán realizadas y ni serán felices”. Lee más sobre la argumentación de Devandas en esta nota de  Servimedia.

La relatora de la ONU, externó que sería preocupante la posibilidad de que personas con discapacidad puedan decidir poner fin a su vida a causa de factores como el aislamiento social y la falta de acceso a servicios de apoyo de calidad.

Por ello dijo que, si en determinado país se autoriza la muerte asistida, la decisión debe ir acompañada de medidas sólidas para proteger el derecho a la vida de las personas con discapacidad .

En este sentido, Agustín de Pavía Frías, abogado y director de Yo También, afirmó que el acceso a la muerte asistida debe limitarse a las personas que se encuentran en la etapa final de la vida y que vivir con discapacidad no debe ser nunca una razón para autorizarla. 

“Lo difícil de una vida con discapacidad, es que a muchos alrededor les dan lástima las limitaciones, pero no debe ser motivo de autorizar la eutanasia el tener poca calidad de vida”. 

La muerte digna en caso de personas con enfermedades terminales ya se discutió y aprobó en el Senado de México y está pendiente su discusión en la Cámara de diputados. En la Constitución de la Ciudad de México también está contemplado como un derecho en el Artículo 6. 

La muerte asistida es legal en nueve países del mundo ya. El jueves 20 de febrero se aprobó en Portugal. 


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.

Tamaño de Fuente
Contraste