Sin categoría

El coronavirus y la discapacidad

Por Katia D’Artigues

Este pasado miércoles 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud declaró que el Covid-19, una variante de coronavirus, es ya una pandemia, es decir una epidemia a nivel global. Es un tiempo para estar tranquilos, tranquilas, tomar precauciones, sí, pero no caer en pánico.

Sabemos que seguramente habrá más preocupación con respecto a personas con ciertas discapacidades porque son más vulnerables ya sea por ser personas mayores (la mayoría de las pcd) o porque tengan alguna otra condición de salud o enfermedad.

¿Hay alguna recomendación en particular para personas con discapacidad?, le pregunté ayer a varios doctores. En principio, no. Son las mismas que nos hacen a la población en general (ahorita las repasamos). 

Pero si hay una persona que tiene, de por sí, una frágil condición pulmonar, diabetes, hipertensión o alguna otra condición médica, no está de más que hablen con su doctor de confianza y pregunten si pueden hacer algo más o deben tener algún cuidado en especial, pero hacerlo caso por caso. La diversidad de las pcd es enorme. 

Son tiempos de prevención, ¡lo mejor que podemos hacer es cuidarnos para no enfermar! Enumero algunas medidas que deberíamos de hacer tooodos los días, pero hoy con mayor razón:

Aprender a lavarnos bien las manos y seguido; usar gel antibacterial (si no lo encuentran, también pueden hacerlo, aquí se explica cómo), pero ambas cosas el lavado de manos es lo más efectivo. Siempre al llegar a la casa, de entrada.

No saludar de beso y abrazo y mejor diseñar un saludo especial o usar alguno de estos recomendados. No tocarse la cara con las manos (porque a través de boca, nariz, ojos, sobre todo, es más fácil contagiarse).

Limpiar de manera frecuente las zonas de la casa, escuela o oficina que se tocan más como interruptores de luz, perillas de la puerta. Recuerden limpiar también las pantallas de, por ejemplo, los celulares. 

Tratar de no acudir a lugares con mucha gente —porque se potencia el contagio—. De comer y dormir bien, de descansar para que nuestro sistema inmunológico esté lo más fuerte posible. Pero también estar tranquilos y hablar con amigos y familia para cuidar nuestra salud mental.

Hay que hacer ya un hábito el estornudar o toser en la parte interna del codo, como vampiro (así se lo enseño yo a mi hijo, quien tiene discapacidad intelectual: si funciona para él, funciona para todos). 

Si van a viajar, háganlo sólo en caso necesario (sobre todo si es a otro país) y también la recomendación es que no viajen solos o solas —por si tuvieran que hacer cuarentena en algún lugar—. 

Pero también es tiempo de ser muy precavidos con lo que posteamos en redes y mandamos por whatsapp. Hay, como siempre, una gran cantidad de noticias falsas, rumores y hasta “productos milagro” que aseguran que cura el coronavirus cuando NO hay cura científicamente probada, apenas se está trabajando en la vacuna.Antes de reenviar y asustar a alguien y quizá provocar que una línea de atención que alguien sí necesita se caiga, piensenlo dos veces y usen esta guía básica para checar si una noticia es falsa o no. Sirve para hoy y para siempre. Manténganse al tanto de las noticias en sitios profesionales y fiables- ¡esperamos que Yo También esté en su lista!

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.

Tamaño de Fuente
Contraste